Una vez estás decidido a hacer un erasmus a veces, no siempre, viene la parte más complicada y es la de elegir el destino. Es verdad que a veces lo tenéis clarísimo, pero otras, tenéis que dedicarle un cierto tiempo para acabar de decantaros por un país erasmus u otro.

Te ayudará hablar con personas que ya hayan pasado por la experiencia que estás a punto de comenzar, leer un post como éste para descubrir las particularidades de cada país, o incluso ver vídeos que encuentres en internet donde ver en imágenes el ambiente que se respira en cada lugar.

¡Y en este caso hemos elegido Eslovaquia! Un país famoso por sus valnearios y sus vinos o por sus montañas y sus Parques Nacionales. Si quieres descubrir todo esto y más… ¡sigue leyendo!

 

Idioma

El idioma oficial en Eslovaquia es el eslovaco, hablado por más de 5 millones de habitantes. De todos modos, y debido a la influencia húngara (alrededor del 10% de la población tiene ascendencia húngara) su idioma también está presente en una parte de la población.

Por otro lado, también es fácil que nos encontremos con habitantes que hablen otros idiomas como el checo, el polaco o incluso el alemán, pero siempre en zonas fronterizas con sus correspondientes países.

Es verdad que solemos ir con un idioma como el inglés, con el que solemos comunicarnos hasta que aprendemos el idioma del país. En Eslovaquia, donde te encontrarás más personas que dominen el inglés, será en lugares más urbanos, como es natural, y normalmente entre los jóvenes.

De todos modos, y como siempre, te recomendamos aprenderte desde aquí alguna expresión típica como un saludo, gracias y por favor, preguntar por una calle o incluso pedir la hora. A partir de aquí, seguro que todo te será más fácil.

 

Cultura

El carácter eslovaco es muy amable y hospitalario. A diferencia de los austriacos, son personas a las que les gusta mucho salir y la fiesta, por lo que te será muy fácil conocerles y socializar con ellos.

En cuanto a su gastronomía, parten de la base de patatas hervidas, pollo, arroz, queso y sopas. Entre sus platos típicos encontramos el que consideran su plato nacional: el bryndzové halušky, basado en ñoquis de patatas, queso de leche de oveja y bacon frito por encima. Incluso existe un campeonato relacionado con este plato.

También tienen su gastronomía más dulce como el Pečené buchty, un pastel que incluye mermelada en su interior o incluso Parené buchty que se hacen al vapor, también incluyen mermelada dentro y se sirven con semillas de adormidera o cacao en polvo y mantequilla derretida.

¿Qué pasa si quieres irte de compras? Pues si vas a un centro comercial no tendrás problema, porque tienen horarios parecidos a los nuestros, pero en los pequeños comercios cambia un poco más, ya que suelen cerrar sus puertas a las 18h de la tarde. Incluso los fines de semana los tienen libres a excepción de los sábados por la mañana.

 

Ocio

Si te gustan los castillos ¡es tu destino ideal! Encontrarás una gran variedad de ellos repartidos por toda Eslovaquia, la cual posee una arquitectura digna de admirar.

En Bratislava encontrarás el famoso Castillo de Bratislava, localizado en una colina desde la que se puede ver el río Danubio. En él encontrarás algunas colecciones del Museo Nacional Eslovaco, muestras históricas y una exposición de música. No puedes perderte las vistas que hay desde arriba, sin duda una experiencia única. Pero Bratislava no solamente esconde este castillo sino que te recomendamos que visites con calma la capital y explores con tranquilidad todas sus calles.

Kosice es también una ciudad muy interesante. Además de la infinidad de edificios culturales que tiene, no puedes perderte su famosa catedral, St. Elisabeth, que es la catedral gótica más oriental de Europa y la más grande del país.

Presov esconde la iglesia de San Nicolás, sin duda destaca por su alta torre gótica. También te gustará tan solo pasear por sus calles ya que te recordará a la época soviética, de hecho, se conservan algunos edificios.

Cuando toca relajarse y desconectar, como comentábamos al principio de este post, Eslovaquia puede presumir de balnearios y aguas termales en infinidad de lugares. Pero entre todos, destaca Piestany. Con 30.000 habitantes, está considerada entre las 10 ciudades con los mejores balnearios de Europa.

Pero Eslovaquia también es perfecta para practicar senderismo por los montes Tatras, te adentrarás en plena naturaleza, donde además se encuentra la mayor cordillera de los Cárpatos y el pico más alto del país. ¡Te proponemos algo! Si quieres pasar unos días en plena desconexión, te puedes alojar en el observatorio que hay en Krebienok, donde podrás llegar en teleférico y disfrutar al máximo de la paz que se respira allí.

 

Coste de vida

La calidad de vida en este país es buena. No es un país excesivamente caro, de hecho, el coste mensual de vivir en Eslovaquia es aproximadamente un 18% más barato que en nuestro país. La comida en general es barata comparándola con otros países de Europa. También el transporte público es muy asequible, por ejemplo, el billete para todos los transportes durante 3 meses tan solo cuesta alrededor de 45€. Esto te ayudará a poderte mover libremente por la ciudad sin invertir excesiva parte de tu presupuesto, o poder visitar otras ciudades del país, aprovechando tu oportunidad al máximo.

 

Estudios

Eslovaquia tiene 3 universidades incluidas en el ranking mundial: la Universidad Comenius de Bratislava, la Pavol Jozef Šafárik (UPJŠ) de Košice y la Universidad Tecnológica Eslovaca de Bratislava.  Así que de seguro vas a tener muchas opciones que se adaptarán a los estudios que quieres cursar allí.

Como en muchos países, es bueno saber que, aunque las clases se imparten en inglés, las facultades ofrecen a los alumnos clases totalmente gratuitas para que aprendan el eslovaco y puedan integrarse al máximo en el país erasmus. Son muy recomendables, sobre todo para mejorar tu curriculum.

 

Alojamiento

El alojamiento no debería suponerte ningún problema, aunque por supuesto, dependiendo de la zona en la que quieras ir tendrá un precio u otro. Te recomendamos que busques con unos meses previos al viaje, para tener el tiempo suficiente para encontrar la opción que más se adapte a tus necesidades.

Podrás encontrar alquileres de todos los precios, aunque compartir piso te será bastante asequible. De hecho, un piso de 2 habitaciones podrás encontrarlo por aproximadamente 500 euros, así que te quedará un alquiler bastante económico para tu estancia allí. Eso sí, siempre tendrás la opción de una residencia, la cual es más económica y estarás siempre rodeado de estudiantes con los que compartir muchísimas experiencias y viajes en tu estancia en Eslovaquia.